Bogotá Fashion Week 2018 entre las dos orillas del Atlántico: España – Colombia

Si hay un escenario donde se escenificó una vez más la excelente relación que existe entre España y Colombia, fue sin duda el Bogotá Fashion Week (BOGFW) en su edición 2018. A título anecdótico sólo entre los invitados internacionales encontramos una excelente representación de España con: Charo Izquierdo (Directora del Mercedes Benz Madrid Fashion Week y las ferias de Belleza de Ifema) , Fiona Ferrer ( Empresaria y Consultora de moda para el Corte Inglés) , Anna Sabater (Curadora Internacional BOGFW e integrante del IED Barcelona), Irene Cano (Directora de Facebook e Instagram España), Marisa Manzano (Directora de Retail de Facebook España), Josie (Editor at Large Harpers Bazaar España) entre otros; y desde la indumentaria no se puede pasar por alto Ailanto donde los hermanos gemelos Iñaki y Aitor fueron los invitados internacionales (España), y junto con la diseñadora colombiana Adriana Santacruz se encargaron de dar el primer pulso del BOGFW 2018.

Ahora bien, Ailanto desplegó una gran invitación elegante, y refinada en su búsqueda estética donde no sobra pasar por alto cómo al aterrizar en Bogotá llegan a la tierra de José Asunción Silva un hombre de letras, que en un título póstumo – De sobre mesa – dejo una exquisita reflexión moderna acerca del arte, la filosofía y lo que nos converge una valiosa mirada sobre la indumentaria en su caso del fin de siglo XIX.

Lo anterior cobra relevancia al revisar una de las fuentes de inspiración de Ailanto que fue otro co compatriota español el diseñador Mario Fortuny y bajo su influencia y mirada, las prendas que presentaron en el BOGFW dan lugar a un entendimiento en la búsqueda del refinamiento con una aproximación mucho más ambiciosa que simplemente cubrir el cuerpo femenino.

Así también lo hizo en su momento Fortuny y su espíritu creativo que lo llevo a estudiar la luz sobre las prendas, no sólo por medio de la fotografía, si no del diseño de vestuario, la iluminación teatral, entre otras fuentes dotando a Fortuny de múltiples aristas para compartir su impronta estética. En el año 2018 por medio de Ailanto se puede identificar cómo por ejemplo con el terciopelo que fue uno de sus materiales más recurrentes en la colección según el tipo de luz y la técnica aplicada sobre el mismo, los estampados botánicos adquirieron una dimensión artística; que pudo transcender perfectamente a algo más allá que una simple prenda de vestir.

Adicionalmente la mezcla de tejidos y técnicas dieron como resultado una gran puesta en escena, donde quizás sin fortuna no todos los asistentes pudieron advertir la riqueza de cada una de las prendas – lastimosamente – y sobre todo su universo estético, volvió a colocar sobre la pasarela cómo dos manifestaciones culturales pueden generar una impronta tan contundente, como lo es la relación entre arte y moda. Sin duda Ailanto bajo una mirada de carácter modernista, con siluetas delicadas, y bajo un comprometido proceso de diseño y cuidado textil dotaron de nuevas herramientas estéticas a los espectadores del BOGFW 2018 para refinar aún más su mirada.

Si hubo un nombre que jugo como gran anfitrión de esta cita de moda y de negocios en Bogotá durante el BOGFW 2018, fue sin duda la diseñadora Faride Ramos cuya colección – Bogotá Sartorial – donde la reseña histórica de cómo se acento la sastrería como oficio especialmente en Bogotá, trascendió de forma contemporánea en la propuesta del año en curso. Por medio de los trajes de sastre detalles de los acabados visibles de las puntadas, frases estampadas en la parte posterior y frontal de las prendas, con nombres de lugares emblemáticos de la ciudad (Localidades, plazas de Mercado, calles) y hasta próceres y sus rostros en distintas dimensiones, sirvieron cómo guión de historia de la ciudad donde los códigos estéticos de una confección sartorial en esta ocasión también incluyeron looks masculinos dentro de la propuesta de la diseñadora momposina. No sobra advertir que fueron 40 modelos donde ninguna repitió salida, los detalles en los accesorios como los guantes de conducir, los estampados escritos sobre las telas, el playlist e incluso el atrezzo que se dispuso en la mitad de la pasarela, le dieron un gran dinamismo a la pasarela. Finalmente la cromática también fue divertida donde el amarillo mostaza, el negro, múltiples tonos de azul, grises claros y oscuros, y camel y cómo no unas cuantas camisas blancas donde muchos de sus detalles no se alcanzaron a apreciar en pasarela; nos permite afirmar que Faride fue la gran anfitriona del BOGFW 2018.











Con amor,

Firma Cristina Warner

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WordPress Lightbox